• VER TODAS LAS CATEGORÍAS

    VIRGEN DE LA MERCED

    VIRGEN DE LA MERCED

    Patrona de Barcelona

    Cuenta la leyenda que la noche del 24 de septiembre de 1218, la Virgen se apareció de forma simultánea al rey Jaime I, a San Pedro Nolasco y a San Ramón de Penyafort instándoles a crear una orden de monjes para salvar a cristianos esclavizados por los sarracenos. En aquellas fechas del siglo XIII, Barcelona y todas las ciudades y pueblos de la ribera del Mediterráneo sufrían asedios y raptos por parte de los sarracenos. Muchos habitantes fueron capturados y vendidos en tierras del Islam. Los familiares, y mucha gente de bien, hacían lo imposible para rescatar a los cautivos. Entre éstos destacó el joven catalán San Pedro Nolasco.

    En la Edad Media, Merced era sinónimo de misericordia, piedad y compasión, y por aquel entonces se creó la Gran Orden de los Mercedarios para velar por los derechos de los presos. Por esta razón, la Virgen de la Merced también es Patrona de las cárceles y de los cautivos.

    Siglos más tarde, en 1687, la ciudad de Barcelona sufrió una plaga de langostas y se puso en manos de la Virgen de la Merced. Superada la plaga, el Consejo de la Ciudad la proclamó patrona de Barcelona, título que hasta entonces había ostentado Santa Eulalia en solitario.

    En 1902, el Ayuntamiento de Barcelona impulsó un modelo de Fiesta Mayor que ha influido en las fiestas que hoy en día tienen tanto éxito popular.